AMORTIGUADORES HIDRAULICOS O CON GAS

¿Cuál es la diferencia entre un amortiguador hidráulico y uno con gas?, ¿Cuál es mejor?, ¿Por qué existen los dos?

Algunos contestarán que el usar amortiguadores con gas hará que tengamos una conducción más dura, que los amortiguadores con gas no se utilizan en vehículos con carga, que el amortiguador explotará por el gas.  Ninguna de estas aseveraciones es cierta, para entender esto empecemos conociendo el por qué se desarrollaron los amortiguadores con gas.

El desarrollo de amortiguadores cargados con  gas ha sido un gran avance en la tecnología del Control de Conducción. El avance fue para solucionar problemas de conducción, derivados de un creciente número de diseños de vehículos que utilizan la construcción monocasco, distancia más corta entre ejes y mayor presión de los neumáticos. En el pasado, el confort en la conducción o el control del vehículo tenían un límite, establecido por el diseño de la hidráulica convencional. Un amortiguador hidráulico puede proporcionar ya sea un viaje más cómodo o mayor control del vehículo, pero no el óptimo de ambos al mismo tiempo en la misma unidad.

Los amortiguadores reducen el movimiento excesivo del vehículo a través del movimiento controlado del aceite bajo presión. El aceite proporciona la resistencia al movimiento y las válvulas de control la cantidad de la resistencia.  Antes del desarrollo de los amortiguadores cargados con gas, los orificios de la válvula no podían ser agrandados para aumentar el confort de la conducción sin perder la eficacia de amortiguación. Así las válvulas estaban limitadas a una de dos direcciones: válvulas blandas o duras.  Con válvulas suaves, el aceite fluye con más facilidad. El resultado es una conducción suave, pero con un manejo pobre - y un montón de barridos y rebotes - Cuando las válvulas son duras, el aceite fluye con menos facilidad. El manejo es mejorado, pero el viaje puede llegar a ser áspero.

En el pasado, los ingenieros de diseño tenían que elegir entre válvulas blandas y válvulas duras. Y, ya sea la comodidad o el control se veían desmejoradas. Además, el aceite en el interior del amortiguador podría mezclarse con el aire, se convierte en espuma. Los ingenieros le llamaron a esto aireación. Debido a que la espuma se comprime, la cantidad de resistencia proporcionada por el líquido era difícil de predecir.

 

Básicamente la diferencia es que un amortiguador con gas, es un amortiguador hidráulico al que se le inyecta una cierta cantidad de gas nitrógeno a baja presión; bajo  el mismo diseño, las demás características físicas de ambos amortiguadores son casi las mismas.  Es decir tendrán el mismo tamaño, esto implica, diámetro, largo, así mismo tendrán el mismo pistón, pero permitirá tener  válvulas con orificios más grandes para confort y a la vez orificios más pequeños para control de la conducción, esto permite un mejor control del rebote y compresión.  El gas nitrógeno de baja presión sirve para evitar el problema de aireación, es decir presencia de burbujas en el funcionamiento del amortiguador, un amortiguador hidráulico durante su funcionamiento genera burbujas que al pasar por los agujeros del pistón (donde se hace el proceso de amortiguamiento), reduce su capacidad de amortiguamiento, provocando golpes y ruidos dentro del amortiguador, el gas lo que hace es separar el aire del aceite y evitar la formación de burbujas.  Esto permite obtener un mejor rendimiento, mayor confort y seguridad en la conducción en la misma unidad, que un amortiguador sin gas.

 

Pero por qué es que el amortiguador se "siente" más duro que un amortiguador hidráulico.  La respuesta es sencilla, el amortiguador cargado con gas presiona al aceite de tal forma que éste tiende a moverse mucho más rápido, haciendo una respuesta más rápida a los cambios del terreno, es por eso que se "siente" más duro.  También tenemos que observar que el gas es nitrógeno, no gas propano.  El gas nitrógeno es un gas frío, esto hace que además de no ser inflamable, mantiene el amortiguador más frío que un amortiguador hidráulico, al mantenerse más frío se reduce la degradación del aceite por efecto de calor, haciendo del amortiguador con gas un amortiguador más duradero.